Informática Navegadores

Cómo configurar tu red para usar los DNS públicos de Google

Si algo caracteriza a los proveedores de Internet a nivel mundial, no es precisamente la gran calidad de los servicios que prestan (en algunos sitios son peores que en otros), por esta misma razón muchas veces presentamos problemas con nuestras conexiones que ralentizan la velocidad. En este caso usar DNS diferentes puede ayudarnos un poco.

La función más conocida de los protocolos DNS (sistema de nombre de dominio), es la de asignar nombres a las direcciones IP para poder acceder a diferentes sitios de manera más sencilla sin tener que recordar valores numéricos.

La computadora de un usuario tiene su cliente DNS que genera las peticiones para saber que dirección IP corresponde a un dominio especifico, es decir, el usuario escribe en el navegador “bitelia.com” y el computador solicita la IP a un servidor. Los servidores DNS contestan estas peticiones y le dicen al ordenador la IP del sitio, resolviendo la dirección.

Los usuarios casi nunca nos comunicamos directamente con el servidor DNS, sino que la resolución de los nombres la hacen las aplicaciones (navegador, cliente de correo, gestores de descarga, etc.). La mayoría de los usuarios usan como servidor DNS el que les proporciona su ISP (proveedor de servicio de Internet). Pero a través del protocolo DHCP estos servidores pueden ser configurados de manera manual.

Si sabemos cómo configurar nuestra red para que use servidores DNS libres y gratuitos, podemos librarnos un poco de las limitaciones de nuestro ISP y además obtener protección adicional como el anonimato.