Videojuegos

Cryptomines sufre su primera caída en el Eternal

Cryptomines sufre su primera crisis con la caída del Eternal desde los 800 a menos de 300 dólares.

Hace unas dia  se produjo lo que muchos temían: la primera gran caída del ETERNAL, la criptomoneda del juego NFT Cryptomines. Considerado como el líder del sector de este tipo de gaming, Cryptomines se ha transformado en la primera forma de inversión de miles de personas. Su crecimiento ha sido imparable, pero era de esperar que, en cualquier momento, llegase una corrección. Ha ocurrido de manera bastante devastadora, puesto que en cuestión de poco tiempo pasó de su valor superior a 800 dólares a un valor de menos de 300 dólares.

La pregunta es: ¿Por qué ha ocurrido? Por supuesto, no hay una explicación exacta que lo justifique todo. Pero sí hay varias formas de ver lo que ha pasado. Una de ellas es la actualización BSC Hard Fork Upgrade BRUNO que se ha realizado en el entorno de Binance Smart Chain. Desarrollada para mantener la red estable y poder responder a las necesidades que tiene en la actualidad, esta actualización ha supuesto un cambio importante para el entorno del BNB. Ha ayudado a mejorar velocidad y a implementar un sistema que pueda cubrir todo lo que se le está exigiendo a la red de Binance ahora que la mayoría de juegos NFT de éxito dependen de ella.

Pero, con la actualización, el valor de muchas de las criptomonedas relacionadas se fue hacia abajo. En cuestión de minutos, todos los juegos que están conectados a la Binance Smart Chain, comenzaron a ver cómo sus criptomonedas se caían. El valor se redujo proporcionalmente al coste que tiene cada criptomoneda. Es decir, Space SIP, que todavía no se había lanzado en ese momento, sufrió una bajada por debajo del dólar, pero no fue tan drástica como se podría haber imaginado.

Cryptomines, cuya criptomoneda estaba en lo más alto, sufrió el golpe más duro. El valor comenzó a bajar sin límite y las ballenas respondieron vendiendo con beneficios. Pero sus ventas fueron tan extremas que la criptomoneda continuó cayendo. Sufrió, por un lado, el golpe de BRUNO que sufrieron todas las criptomonedas vinculadas a la Binance Smart Chain, y, por otro lado, las ventas de las ballenas. No solo eso, puesto que la decisión de las ballenas de vender sus Eternal, hizo que las personas más temerosas, vendieran las cantidades de Eternal que tenían en su posesión.

Lo sorprendente es que la sensación de pánico hizo un movimiento de dominó extremadamente alto. Otras veces se ha visto cómo las ballenas también han arrastrado a quienes tienen menos paciencia o a quienes les preocupa más lo que ocurra con sus activos, pero esta vez el arrastre fue mucho más agresivo. Incluso hubo ballenas que decidieron vender cuando el Eternal se encontraba en alrededor de 400 dólares, algo extraño teniendo en cuenta que una hora antes había estado al doble de su valor.

¿Cómo reaccionar en este tipo de situación?

No es fácil, por supuesto. La cultura financiera y el conocimiento de las criptomonedas es fundamental para poder reaccionar de una manera conveniente. Si no sabemos qué está pasando, entraremos rápidamente en pánico y venderemos. Pero no es la mejor idea, al menos no sin que exista un motivo justificado. En el caso de Cryptomines, la caída se debió a factores claros y, mientras ocurría, la piscina de recompensas del juego se mantenía en buen estado.

Y, al final, lo importante es que la piscina esté llena. La caída del Eternal que se produjo derivó en que la piscina se viera afectada en una reducción del 2%. No fue nada significativo. Eso significa que el juego sigue estable y en forma. Es decir, no hay que temer por él, al menos teóricamente. Los desarrolladores han hablado públicamente, aunque no suele ser lo habitual, y han explicado que todo sigue bien y que son conscientes de cómo inversores y ballenas han tomado la decisión de salirse. Salirse y, posiblemente, volver a entrar.

Porque ya se sabe que una de las bases de las criptomonedas es el movimiento de atrás y adelante. Lo que han hecho ha sido vender en 800 o 700 y provocar una caída hasta menos de 300 para volver a comprar en 300, mantener la misma cantidad de Eternal que tenían, pero embolsarse la diferencia en su cuenta bancaria. Es una maniobra muy habitual. ¿Ocurrirá de nuevo? Posiblemente dentro de otros 15 días.

Ahora mismo el valor del Eternal está rumbo, de nuevo, hacia los 500 dólares. Posiblemente solo necesitará unos días o una semana para que recupere un valor de 700. Y eso muestra que la economía del juego se mantiene firme. Mientras el token esté bajo, los jugadores tienen más recompensa, así que, al final, siguen ganando lo mismo. Eso sí, mucho ojo con los precios de los contratos y el fuel. Eso nos ha enseñado a tener ambos factores cubiertos cuando el Eternal esté alto para no tener que perder dinero cuando baje. De todo se aprende.