Instructivos de hogar

Manos a la obra! Tips para frisar las paredes de tu hogar

En los diseños y proyectos, las paredes no son solo la limitante o el envoltorio del espacio donde se desarrollará una actividad, estas tienen un papel decorativo, funcional y estructural. Y, dependiendo de como estas se trabajen, se pueden obtener miles de acabados distintos. Pero todo esto empieza desde la base, es decir, el friso de las mismas. Luego de levantadas las paredes, sean de bloque, drywall o yeso, debemos cubrirlas completamente con friso para tener un perfecto lienzo en blanco y comenzar a agregar colores y texturas a las mismas.

El friso tiene una función estética y protectora sobre las paredes, por lo que es sumamente importante aplicar esta capa de material con cuidado y precisión para tener una buena base donde comenzar a diseñar el acabado final de la pared. A continuación te presentamos una serie de tips y consejos para que puedas realizar esta actividad tu mismo. ¡Manos a la obra!

Herramientas para el trabajo

La técnica para frisar paredes requiere de diversas herramientas para lograr un buen acabado, debemos tomarLas herramientas que debes tener a la mano al momento de frisar son:

– Reglas, cuchara, palustra, plomada, brochas, trozos de madera de 1 cm (serán la guía para calcular el espesor del friso), espátulas y cepillos plásticos. También puedes utilizar palustras con motivos para crear un patrón con el friso o ciertos moldes especiales para lograr un acabado texturizado.

Materiales y preparación

Luego de tener la superficie a frisar completamente limpia, se debe humedecer la pared para que la mezcla del friso pueda fijarse con más facilidad a la superficie. Procedemos a preparar la mezcla del friso, la cual está compuesta por agua, cemento y arena. La regla para preparar esta mezcla es por cada parte de cemento, será una cuarta parte de arena y el agua necesaria para que la mezcla quede homogénea. Se deben aplicar 3 capas, siendo la primera la más gruesa y disminuyendo su espesor según se coloquen las demás capas. Es recomendable utilizar tacos de madera de 1 cm de espesor colocados a plomo para asegurarnos de que la capa de friso quede totalmente pareja.

Aplicación y técnica

Teniendo noción de como aplicar la primera capa de friso a la pared y haberla dejado secar al menos 2 días, procedemos a las siguientes 2 capas que son pan comido, ya que son menos gruesas y más fáciles de esparcir. La segunda capa de friso debe estar completamente pareja y lisa, por lo que se debe utilizar una paleta de albañil, esparcirse cuidadosamente con una palustra y luego nivelarse con listones de madera. La última capa es la más delgada, su composición varía y se utiliza una arena cernida fina, cemento y cal o yeso, el grosor máxima de la misma no deberá superar los 5 mm de espesor.

Resultado final

Una vez aplicadas y secas, las capas crean una superficie única y uniforme lista para ser decorada. Dependiendo del estilo que busques, puedes dejar las paredes desnudas para darle un toque rústico a tus espacios, también puedes jugar con la última capa de friso y añadirle aditivos de colores a la mezcla para crear un resultado súper original. Si optas por paredes en blanco, puedes tener mucha más libertad al momento de jugar con la decoración como hicieron los diseñadores de Muda Home Design que lograron hacer de esta pared de concreto un elemento cálido y acogedor combinándolo con mobiliario y colores agradables.