Sabías qué

¿Sabías qué es la IPL?

La luz pulsada intensa (IPL por sus siglas en inglés) es la primera tecnología que se utilizó para la depilación definitiva y a la que actualmente se asocia el término de fotodepilación, si bien, siendo estrictos la depilación por láser también debería recibir esta denominación. Con ambas tecnologías el funcionamiento es el mismo: la depilación se realiza por fotodermolisis selectiva, es decir, mediante la aplicación de calor (hasta 70º C) a la base del folículo piloso para quemarlo, gracias a que la luz es captada por la melanina, que es el pigmento celular que da color al pelo y la piel.

Los aparatos de IPL realizan disparos de luz, a modo de flash, con una lámpara de xenón. Pero, a diferencia del láser, tiene una longitud de onda variable que permite la configuración del aparato para ajustarse a las características del pelo y la piel de cada paciente. Otra diferencia importante en relación al láser es que la emisión de luz no se concentra en un solo punto, sino que sale en distintas direcciones, lo que le permite abarcar una mayor superficie de piel en cada disparo.

La mayor eficacia depilatoria se obtiene en personas con piel clara y vello oscuro, puesto que la luz actúa allí donde hay una mayor concentración de melanina. Por tanto, no afecta a las canas, que carecen completamente de melanina, y su efectividad se ve muy limitada en el caso del vello rubio y pelirrojo, aunque en estos casos es superior a la del láser. No obstante, su eficacia depilatoria no depende prácticamente del calibre del vello, como sucede con la depilación láser.

La depilación con IPL aporta dos importantes ventajas. La primera es que permite tratar una amplia superficie en cada disparo, lo que reduce el tiempo necesario para cada sesión y facilita la depilación de grandes extensiones de piel, como es el caso del pecho y la espalda en los hombres. La otra es que su aplicación es prácticamente indolora y por ello es ideal para depilar las zonas más sensibles, como la cara, las axilas, la zona interior de los muslos o las ingles.

Antes de cada sesión se aplica un gel frío sobre la zona de la piel que se va a tratar y a continuación se activa la máquina de IPL y se realizan los disparos a una distancia de 1-5 mm de la piel. Cada uno de ellos destruye varios pelos y debilita otros. Los primeros se eliminan al retirar el gel y los otros se caen por sí solos al cabo de unos días. Sin embargo, hay que tener en cuenta que existen muchos folículos inactivos sobre los que no actúa la luz pulsada y que generarán nuevos vellos con el paso del tiempo.

De ahí que para obtener una depilación definitiva se necesiten una media de cinco sesiones espaciadas unos dos meses una de otra por término medio. El número de sesiones que necesitará una persona, no obstante, está sujeto a las características individuales: tipo de vello y piel, densidad del vello, extensión de la zona a tratar, estado hormonal, genética, etc.

También conviene realizar con posterioridad al menos una sesión de mantenimiento al año para eliminar el nuevo vello que haya podido salir.

Ventajas e inconvenientes de la luz intensa pulsada (IPL)

Las características propias de la tecnología IPL (luz pulsada intensa) aporta a la depilación definitiva, en este caso la denominada fotodepilación, ventajas significativas sobre otras técnicas y también algunos inconvenientes que, sin embargo, no son exclusivos de la IPL.

Ventajas de la luz intensa pulsada (IPL)

La IPL permite actuar con diferentes longitudes de onda lo que ofrece una importante versatilidad en relación a las características de cada persona:

  • Facilita la personalización del tratamiento depilatorio: tras realizar un estudio de las propiedades de la piel y el vello del paciente, el aparato de IPL se ajusta a las características obtenidas en el mismo.
  • Se pueden tratar más tipos de pelo con único aparato: las máquinas de IPL cubre las mismas prestaciones que diferentes tipos de láser, cada uno de los cuáles tiene indicaciones precisas.
  • Actúa tanto sobre el vello fino como el grueso.
  • Permite eliminar vellos con menor coloración: no obstante, en los muy rubios y los pelirrojos no resulta eficaz. Por supuesto, no permite eliminar las canas, ya que estos pelos carecen de melanina. Su mayor eficacia se obtiene cuando el pelo es oscuro y la piel clara.
  • Cada disparo de luz cubre una superficie de 5 cm2: el láser sin embargo concentra la luz del disparo sobre un punto. Por la ILP permite eliminar más vello por cada disparo, lo que acorta significativamente la duración de cada sesión.

  • Permite tratar depilar grandes extensiones de piel: esto hace que sea una técnica especialmente indicada para los hombres, que, además de tener una mayor densidad de vello, este cubre mayores superficies.
  • Es una técnica indolora: la IPL no produce dolor. Tan sólo una ligera sensación de calor en la piel y el equivalente a un leve pinchazo con cada disparo. Esta característica hace que esta técnica se muy adecuado para el tratamiento de las zonas más sensibles de la piel: cara, axilas, ingles, glúteos, interior de piernas y muslos y pecho.
  • Los efectos adversos son mínimos: apenas se produce un enrojecimiento de la piel con una leve sensación de calor que desaparecen en pocas horas. En ocasiones puntuales pueden aparecer pequeñas manchas en la piel.

Inconvenientes de la luz intensa pulsada (IPL)

Pese a sus numerosas ventajas, también tiene algunas limitaciones y ciertos inconvenientes:

  • No debe usarse en pieles oscuras o bronceadas.
  • No es eficaz en todos los tipos de pelo. No elimina las canas, los pelos muy rubios o los pelirrojos.
  • Es menos preciso que los láseres.
  • Se necesita realizar una o dos sesiones de mantenimiento al año.
  • Debe ser manejado por técnicos con mucha experiencia para ofrecer los mejores resultados.

Preguntas más frecuentes sobre la luz intensa pulsada (IPL)

¿Cómo actúa la luz intensa pulsada (IPL)?

La IPL actúa sobre la melanina, que es la responsable del color del vello y la piel. En el vello (cuando es oscuro) y, por tanto en su raíz y el folículo piloso la concentración de este pigmento es elevada. Al aplicar un disparo de luz pulsada sobre la zona de la piel a tratar, ésta atraviesa la piel e incide sobre el folículo piloso, calentándolo hasta destruirlo sin afectar a la piel.

¿Cómo se realiza la fotodepilación?

Es necesario realizar previamente un estudio de la piel y el vello de cada paciente. La máquina de IPL debe ajustarse a las características determinadas por el estudio antes de proceder a realizar los disparos sobre la zona a tratar. Cada uno de ellos dura una fracción de segundo y abarca una superficie de aproximadamente 5 cm2. Se deben proteger los ojos con unas gafas especiales y previamente se aplica un gel frío sobre la piel. Serán necesarias unas cinco sesiones por término medio para obtener la depilación total y definitiva.

¿Produce dolor el tratamiento?

No. Esta técnica es prácticamente indolora. Únicamente se tendrá una sensación de calor en la zona en la que aplica la luz pulsada o el equivalente a un ligero pinchazo con cada disparo.

¿Quiénes pueden utilizar esta técnica de depilación definitiva?

Tanto mujeres como hombres de cualquier edad, teniendo en cuenta que la efectividad será nula en el caso de las canas y más reducida cuando el vello es rubio o pelirrojo. También se recomienda evitar estar bronceado antes de iniciar el tratamiento, ya que de este modo aumentará su eficacia.

¿Qué hay que hacer después de cada sesión? ¿Hay efectos secundarios?

Al finalizar cada sesión puede producirse un ligero enrojecimiento de la piel y tener una sensación de calor en la zona tratada. Pero todo ello desaparece en unas horas. Sí es importante destacar que hay que evitar que el sol incida en la zona sobre la que se ha realizado la fotodepilación durante al menos tres semanas, por lo que es recomendable el uso de un filtro solar de protección máxima si ésta puede quedar expuesta a la luz solar. La IPL también puede inducir en algunos casos la aparición de pequeñas manchas en la piel.

¿Los resultados son permanentes?

Los estudios realizados demuestran que los folículos que han sido destruidos no reaparecen. Sin embargo, hay que tener en cuenta que en la piel hay muchos folículos inactivos que con el tiempo pueden generar nuevo vello y que la técnica es poco eficaz con el vello más claro. Ambos factores hacen que se necesiten varias sesiones para llegar a la depilación definitiva y otra anual para mantener los resultados. Por lo general, se logra la eliminación definitiva del 80-90% del vello de la zona tratada.

¿Cuántas sesiones se necesitan?

El número de sesiones necesarias puede variar en función de las características de cada persona (color del vello y la piel, los ciclos de crecimiento del vello, superficie a depilar, etc.). Lo habitual es que se necesiten entre cinco y ocho sesiones para obtener la depilación definitiva.

Pros y contras del implante de pelo

Lo primero que debe considerarse es que no todas las personas son aptas para someterse a un implante de pelo o trasplante capilar. La primera condición es que la caída del cabello haya cesado, razón por la que en el caso de los hombres la edad también un factor determinante y no debe realizarse en jóvenes, sino que se debe esperar que la alopecia haya alcanzado su máxima expresión.

El sexo es otro factor que afecta al éxito de este procedimiento, ya que la alopecia se manifiesta de forma diferente en el hombre y en la mujer: mientras que en ellos la caída del pelo se concentra en zonas concretas, en ellas se distribuye en todo el cuero cabelludo clareando en toda su extensión.

Además, en las mujeres no todas las zonas de su cabellera responden por igual a la hora de aumentar la densidad capilar mediante un trasplante de pelo, así como el hecho de que hay una menor disponibilidad de folículos pilosos para implantar. Es por todo ello que mientras que la mayoría de los varones son buenos candidatos, no sucede lo mismo con las mujeres, salvo que la alopecia afecte a pequeñas zonas y muy delimitados, como es el caso de una cicatriz.

Finalmente, cabe mencionar el hecho de que los resultados son mucho más visibles en pacientes con el pelo oscuro y grueso o rizado, ya que ofrece una apariencia de mayor densidad capilar.

Cirujanos experimentados para el implante de pelo

El implante de pelodebe hacerlo un cirujano y un equipo muy experimentado y de gran destreza, ya que de no ser así son muchos los factores que pueden afectar al éxito de la intervención. Tanto la técnica de extracción de las unidades foliculares como el tratamiento de las mismas antes de ser reimplantadas son fundamentales para lograr la supervivencia del mayor número posible de ellas tanto antes como después de proceder al implante. Además, los resultados también puede ser antiestéticos si los folículos trasplantados no se colocan en el número adecuado, en el lugar correcto y con una distribución que siga criterios estéticos concretos que permita dotar a la nueva cabellera de una apariencia completamente natural.

Objetivos realistas respecto al implante de pelo

Un buen especialista deberá informar debidamente al paciente acerca de los resultados que se pueden obtener en función de sus características, de modo que éste no tenga una expectativa alejada de la realidad. Y esto es especialmente importante en el caso de las mujeres. En los hombres dependerá de la extensión que se debe repoblar y de la disponibilidad suficiente de unidades foliculares donantes.

En cada sesión, dependiendo de la técnica utilizada se pueden requerir entre 1.000 y 5.000 unidades y la densidad idónea de pelo para que los resultados sean buenos debe ser de 30 a 90 unidades foliculares por cm2. En los hombres con una alopecia muy extensa se puede utilizar la técnica de extracción por tira (FUT o FUSS) e incluso combinarla con la FUE para obtener folículos de los laterales, pero no puede esperar cubrir toda la superficie alopécica por igual.
Lo bueno es que el pelo que salga de las unidades foliculares trasplantadas ya no se caerá, aun cuando es probable que no todas ellas lleguen a progresar.

El implante de pelo es una cirugía

El implante capilar es un procedimiento quirúrgico que sea realiza con anestesia local, por lo que no resulta dolorosa. Sin embargo, como tal, puede tener sus complicaciones en el postoperatorio, como puede ser una infección, una inflamación que puede cursar incluso con dolor, o que queden pequeñas cicatrices en la zona donde se ha realizado el implante. Sin embargo, no suele ser frecuentes que ello ocurra. En el caso de que se utilice la técnica FUT, el posoperatorio será más largo y molesto.

También hay que saber que en la mayoría de los casos, el pelo de las unidades foliculares trasplantadas se cae al cabo de dos o tres semanas de la intervención. Pero en ningún caso debe ser una señal de alarma y suponer un shock para el paciente, ya que saldrán nuevos cabellos a partir de los tres meses y las raíces se habrán fortalecido.